13 esculturas de Edgar Zúñiga recuerdan el legado de Rodin

Artista exhibe una columna escultórica y 12 piezas de pequeño formato

En la galería Valanti Edgar Zúñiga expone su Obra Homenaje a Rodan. Carlos Leen /LN.

Edgar Zúñiga era un adolescente de 16 años cuando dio sus primeros pasos como escultor y conoció la obra del maestro francés Auguste Rodin (1840-1917), que influyó profundamente en sus creaciones y en su pensamiento.

Tras 40 años de exitosa trayectoria y ya como un consolidado escultor, Zúñiga quiso rendir homenaje a Rodin con su más reciente exposición en la Galería Valanti, en barrio Escalante.

La muestra exhibe 13 obras:  una columna escultórica que mide 2,50 metros de alto, y 12 piezas en bronce de pequeño formato.

Humanidad bajo la lupa. 

La obra principal de la exposición, Columna de la vida y la muerte, está inspirada en el conjunto escultórico monumental Las puertas del infierno, en el que Rodin explora el tema del Juicio Final que fue planteado por el autor italiano Dante Alighieri en su libro La Divina Comedia.

El artista aclaró que su propuesta es un tributo a Rodin, pero no es una copia de su obra.

“Utilizo la columna porque es un elemento característico de mi propuesta artística.  Esta columna de acero es la estilización de un árbol sin follaje, y de él brotan figuras que simbolizan varios estados de la condición humana como el amor, la angustia, la desesperación y la miseria”, explicó el artista, oriundo de Alajuela.

Las 11 figuras que emergen de la columna como si fueran ramas están hechas en yeso y mantienen un lenguaje expresionista, herencia del maestro francés.  “Cuando conocí la obra de Rodin, me cautivó la forma libre y despreocupada con que él representaba las expresiones sin ajustarse a las exigencias académicas sobre la proporciones de la figura humana”, opinó Zúñiga.

El artista utilizó las piezas en yeso como molde para elaborar otro conjunto de obras en bronce que fueron colocadas alrededor de la columna.  Cuerpos retorcidos con extremidades de dimensiones exageradas rescatan las cualidades humanas que están en el interior, muy lejos de la visión academicista que privilegiaba la perfección anatómica como indicador de belleza.

Según el escultor, su propuesta es un acercamiento filosófico y psicológico a las dualidades de la existencia: la vida y la muerte, el día y la noche, el bien y el mal.

“La columna simboliza la estructura social que muchas veces oprime al individuo con rígidos patrones de comportamiento.  Las figuras representan a las personas que rompen ese cascarón que las oprime para buscar su libertad”, detalló Zúñiga.

El escultor agregó que dos de esas piezas están claramente influenciadas por Rodin, incluso llevan el mismo nombre de dos famosas esculturas del maestro francés:  El beso y Angustia .

Las diez figuras restantes fueron elaboradas en distintos períodos de su trayectoria artística y exaltan diferentes aspectos de la conducta humana.  “Hay valores universales que existen en todas las sociedades que sobreviven a pesar del tiempo”, dijo Zúñiga.

La exposición estará abierta al público hasta principios de setiembre en la Galería Valanti, ubicada 100 metros al sur y 200 al este de la rotonda de El Farolito.

Por: Andrea Solano B..  7 agosto, 2009

para ver la noticia aqui:

https://www.nacion.com/ciencia/13-esculturas-de-edgar-zuniga-recuerdan-el-legado-de-rodin/J57YNXKWZBBYPM4WNERVFVQ55E/story/